Mis productos de tratamiento de Sephora

Hola!

Tenia ganas de hacer un post sobre una marca que pocas veces me decepciona y que se oye hablar muy poco de ella.

Como habéis podido intuir en el título esa marca es la línea de tratamiento de Sephora.

¿Por qué pocas veces me decepciona? La respuesta clara está, todos los productos que veis en las fotos han sido repuestos en cuanto se finiquitaron, a excepción del exfoliante que acabará antes él con mi vida que yo con la suya 😉

No puedo decir que lleve años usando sus productos ya que al principio me daban desconfianza. Lo único que conocía de la marca eran las sombras de ojos (de aquel entonces) y eran pésimas pero probé la hidratante y me gustó y … acabé con todos los productos que os muestro a continuación.

Instant moisturizer. Fue el primer producto que probé de la marca. Creo recordar que me regalaron una minitalla y luego compré el formato normal en las ventas privadas. Es la hidratante que llevo en el neceser del gimnasio. Me gusta porque me hidrata sin dejarme una sensación grasa pero me deja la piel… gustosita y confortable.

Seguimos con la Mascarilla en crema de noche repulpante. Me la compré el año pasado por estas fechas porque tenia la piel con rojeces y tirante por el frío y fue lo que la salvó. Es una crema en gel que te la aplicas y te la dejas actuar toda la noche. Por la mañana te levantas con la cara hidratada y “gordita” gracias al ácido hialurónico. La suelo usar dos veces por semana y cuando tengo la piel “raruna” la aplico a diario hasta que vuelve a su ser. La info la tenéis aquí.

Acabamos con el Booster de luminosidad. Lo sé, hay gente que no le ha hecho efecto y hay gente que piensa que es agua pero yo fui corriendo a por él en cuanto me dí cuenta de los resultados.

Metamorphosis exfoliating powder. Me encanta este exfoliante cuando quiero “rascar” en profundidad. Es un exfoliante en formato polvo que mezclas con agua haciendo una pasta y te lo aplicas. Es una pasada como limpia aunque hay que tener cuidado porque yo soy muy del norte (aquí va una carita sudando). La información la tenéis aquí.

Seguimos con la Bubble Mask tan famosa en estos momentos. Es una mascarilla con oxígeno activo que la aplicas con la cara húmeda y hace burbujas y cosquillas hasta q ya no puedes más y la retiras. Me gusta utilizarla los dias que tengo la cara apagada ya que limpia en profundidad y descongestiona y es un básico de limpieza las mañanas en las que por la noche no me he limpiado la piel como debiera. La info sobre esta mascarilla la tenéis aquí.

Mud mask o mascarilla de arcilla. Es la única mascarilla de arcilla que no me pone la cara como un tomate cuando me la aplico. Últimamente la tengo un poco abandonada ya que estaba intentando gastar la de Caudalie pero ya ha pasado a primera línea de fuego. La utilizo una vez por semana el día y suele coincidir con el domingo que es cuando más tiempo le dedico a la piel. Limpia en profundidad y alisa la piel. La info de este producto aquí.

Acabamos el listado con el último producto que he utilizado y que tras gastarlo fui corriendo a por repuesto. Este producto es la mascarilla con forma de tisú “Pearl face Mask“. Me la apliqué y me encantó. Me noté la piel jugosa, hidratada y luminosa. La tenía desde hace unos meses en el neceser pero no fue hasta la semana pasada que decidí usarla mientras leía un ratito (I. bebe cerveza para relajarse, yo me aplico mascarillas). Sólo os digo que estoy deseando seguir probando y que van a ser mi ruina. Tenéis las diferentes mascarillas de este formato aquí.

Y hasta aquí el post de hoy. Tenéis algo? Qué os parece esta marca? Alguna recomendación?

Un beso muy fuerte a I. que espero que se ría cuando lea este post y no me tire algo a la cabeza. Tranquila, he ocultado tu identidad. Te iba a poner un seudónimo, pero Chloe me daba risa, y E. si me leía a lo mejor se enfadaba que siempre me dice cosas bonitas.

Nos vemos entre lecturas 😉

Una respuesta a “Mis productos de tratamiento de Sephora”

  1. […] Si queréis más información sobre mis productos de tratamiento de Sephora, les dediqué un post que podéis leer aquí. […]

Deja un comentario