Grandes decepciones (vol. 2)

¡Buenos días!

Lo primero de todo, parece que he retomado el blog pero he cambiado un poco las publicaciones. En vez de martes y viernes a las 8:30 sólo, en principio, voy a publicar los martes.  Digo en principio porque a fecha de hoy es mi intención aunque… Dios dirá.

Siguiendo con el título y como ya os vaticinaba en el post de la semana pasada hoy vengo a mostraros mis grandes decepciones. Como en la anterior vez, la decepción no viene en sí del producto si no que puede influir más de un factor como envase, precio, etc.

Empezamos con un producto de una marca que pese a que he invertido en ella mucho dinero el resultado no siempre ha sido el esperado. El producto que os muestro en la foto es una paleta de Bobbi Brown pero he de decir que de todo lo que tengo me habrá gustado un … 10%? así que, con el precio que tiene, no se llama decepción se llama tomadura de pelo. Como ya os he contado en anteriores ocasiones, como no tengo personalidad y soy rubia, me guío por las “vallas publicitarias” que sigo o seguía mas bien y esta es mi época en la que seguí a gente que trabajaba para Bobbi. Vale, el contorno es buenísimo pero es carísimo y a mitad del bote me deja de funcionar ¿porqué? Decir que tengo la sombra Camel y es espectacular pero sé que Nabla sacó un dupe que cuesta una cuarta parte. Tengo dos brochas y la peliroja bien pero la de colorete pincha… y cuesta, 45 euros? Pero a lo que venimos, esta paleta podría ser perfecta pero las sombra son secas y pigmentan entre mal a muy mal. Una detrás de otra vamos.  A su favor diré que hay cosas que sí que me gustan pero como he dicho antes, es una marca muy muy cara para lo que hay en el mercado.

Seguimos con productos de ojos y os enseño a mi Caffeine de Nabla. No me gusta, no me funciona… no sé, no. Me resulta muy seca, se me cuartea. No me sirve como prebase ni para aplicarla sola cuando voy con prisa.  Con lo bien que va la on or bronze de Maybelline y que sea muchísimo más baratas… o cualquiera de Colourpoo. Definitivamente no. Con lo que me gustan sus sombras en polvo…

Acabamos con Jubilation de Nars. Decir que no es que no me guste este producto si no que depués de probar Hot Sand en polvo noto que este iluminador es “too much”. Eso sí, adoro como queda encima del párpado móvil, solo o para dar énfasis a algunas sombras. 

¿Ya os he comentado lo de las vallas no? Pues hace unos años toooodo el mundo le dio por enseñar brochas de MUFE y, claro, una es rubia y cae. No quiero decir que la brocha sea mala porque me parece que son de un pelo artificial excepcional y es la brocha más suave que tengo pero esta en concreto…. no entiendo para que sirve. La utilizaba para contornear pero el pelo me resultaba demasiado largo y flexible para esa función. Esta brocha es la número 128 y no entiendo su funcionamiento y es una brocha demasiado cara para tenerla en el cajón y pasarla por mi cara con gustito cuando la rescato.

Acabamos el post con los labiales con el envase más bonito del mundo y YA. No, no hay más. ¿Sabéis cómo son los labios de la momia? Secos, muy secos… pues así se te quedan si te los aplicas. Con deciros que cuando los he utilizado para poder quitármelos he tenido que exfoliarmelos. Ah! Los colores también son preciosos así que ¿porqué? Porqué son tan secos y huele tan mal… se me olvidaba el olor. Por cierto, son de L.A. Splash y sólo os digo una cosa, huír.

Y hasta aquí el post de hoy, ¿qué os ha parecido? ¿Coincidimos en algo?

Nos vemos entre lecturas 😉

2 Replies to “Grandes decepciones (vol. 2)”

  1. Toñi Alfonso Pérez dice: Responder

    Me duele mucho ver Jubilation ahí, te lo confieso! Pero, en parte, entiendo que hay un antes y un después tras probar “Hot sand” en polvo. Te salvas por eso jajajaja
    Con Bobbi nos pasa un poco lo mismo, excepto el Shimmer Brick y los lápices de ojos, lo demás no nos termina de encajar.

    ¡Besissss!

    1. Sabía q te iba a doler pero es q ahora lo veo muy llamativo y me está dando por hot sand, y no puedo evitarlo. Mira, había olvidado los shimmer brick, y estoy contigo. Muchos besos

Deja un comentario